A pesar de no ser ni un parque nacional ni una reserva, el Delta del Okavango es a Bostwana lo que pudiera significar el Kruger para Sudáfrica o el Serengeti para Tanzania. Ningún safari en Bostwana estaría completo sin haber visitado esta maravilla de la naturaleza. Por la importancia que esta delta tiene en todo el ecosistema del país, tiene un hueco especial. El Delta del Okavango cubre una extensión de unos 15000 kms2 a través de un laberinto de lagunas, canales e islas antes de desaparecer en el sur en las arenas del gran desierto del Kalahari; de hecho, el delta es conocido como “la joya del Kalahari” al constituir un verdadero oasis natural en medio de la aridez del territorio. Cada otoño, las lluvias abundantes de las tierras altas de Angola dan vida a este reseco paisaje localizado a más de 1000 kms de distancia. Este agua procedente de las lluvias desciende por las colinas hasta el río Okavango, que a través de sus 1430 kms de longitud fluye atravesando la región Namibia de Caprivi antes de entrar en Bostwana por el este de Shakawe. Es entonces cuando más de 18500 millones de metros cúbicos de agua se dispersan por los llanos del paisaje hasta llegar al desierto. A medida que las aguas van llenando las polvorientas cuencas el paisaje va cobrando vida transformándose en un hermoso mosaico de exuberantes praderas, marismas, bosques de miombo, bosques de mopane, islas anegadas y lagunas abiertas dominadas por papiros, palmeras y canales serpenteantes cubiertos por millones de nenúfares. En función de las lluvias caídas en Angola y del nivel del agua, las islas aparecen y desaparecen; así por ejemplo en el mes de mayo, el delta acoje a gran número de animales que acuden en busca de los verdes pastos. 

Aunque sólo una parte del delta, la Reserva de Moremi, es zona protegida, este oasis en medio del desierto constituye uno de los mayores enclaves del continente de la vida salvaje y a su vez es la principal atracción del país. No hay turista que no viaje a Bostwana y no pase por esta joya natural El delta es un caso muy poco usual de lo que es un delta, ya que a diferencia de la inmensas mayoría este no desemboca en el mar. En realidad, más que un delta, deberíamos estar hablando de un abanico fluvial que se divide en 4 regiones diferentes:

Delta oriental: esta es la zona con una mejor accesibilidad y también es la más económica en comparación con la reserva de Moremi y el interior del delta. En esta zona se incluyen los pantanos comprendidos entre el extremo sur de la Reserva de Moremi ya la llamada “alambrada del búfalo” que engloba los ríos Boro y Santandadibe. La mejor forma de acceder a esta zona es a través de Maun en mokoro (piragua tradicional que suele estar construida con madera de ébano o de kigelia africana, aunque últimamente predominan las construidas en fibra de vidrio) o bien en 4x4 mediante la acampada. Los refugios y agencias de Maun suelen organizar cruceros en mokoro por esta región del delta.

Delta interior: cubren las zonas occidentales, norte y sur de Moremi. Se extiende desde el oeste de la isla Chiefs hasta la ciénaga del delta. Aquí es donde nos encontraremos el paisaje clásico de un delta. Alojarse aquí es bastante caro y muchos lodges sólo tiene acceso por vía aérea. Es una zona muy propensa para pasear en mokoro desde junio a diciembre.

Ciénaga del Okavango: es un área pantanosa del delta que se extiende por el noroeste hasta la frontera Namibia. Es quizás la zona de más fácil acceso por carretera. Es asequible ya que no está controlada por lujosos lodges con lo que los pueblos colindantes crean sus propios campamentos a tarifas más económicas. En esta área predomina los lechos de juncos y las lagunas repletas de papiros.

Coto de Moremi: con una extensión de unos 3900 kms2, esta es la única zona protegida del delta y ocupa un tercio de su extensión total al noroeste del delta. El hábitat que engloba es muy diverso y engloba la isla Chiefs así como la lengua de Moremi al nordeste de la reserva; podemos encontrar desiertos, bosques de mopane, lagunas, depresiones. Seguramente se trate de la zona más popular y visitada del delta entre otros motivos porque la abundancia de fauna en esta reserva es descomunal pudiéndose observar buenas poblaciones de leones, elefantes y búfalos además de muchas otras especies incluyendo los amenazados licaones. Se requiere el pago de una entrada diaria en la reserva. Es accesible tanto en 4x4 como con vuelos chárter. Esta reserva fue creada en 1960 para proteger la parte más rica en fauna del delta.

La estación de lluvias en el delta coincide con la de Angola que tiene lugar entre los meses de octubre y abril y que produce la crecida del río Okavango. Estas lluvias suelen ser más intensas en el norte del delta y de menor proporción en la zona del sur. En la ciudad sureña de Maun, el contraste de temperaturas en los meses de invierno es muy notorio (entre 6º y 23º), no siendo nada extrañas las heladas durante las olas de más frío; sin embargo, en los meses veraniegos las temperaturas pueden superar los 35º en los meses más calurosos (octubre). En los meses de julio a septiembre las lluvias son nulas y prácticamente inexistentes en mayo y junio; por contra los meses más lluviosos suelen ser los que van desde diciembre a marzo.

La mejor época para visitar este bello ecosistema estaría un poco en función de lo que se pretenda observar;si lo que se busca es poder contemplar a los grandes mamíferos la mejor época para ser visitado sería la comprendida entre los meses de mayo y octubre ya que es cuando el nivel de las aguas bajan y por lo tanto los animales se concentran en sus alrededores, pero si lo que se pretende es observar la amplia avifauna que habita, quizás la mejor época sea entre los meses de noviembre y abril que es la temporada de lluvias. En cualquier caso, cualquier caso se visite cuando se visite uno no puede dejar pasar la oportunidad de dar un paseo en mokoro durante unas horas. Una experiencia única que a buen seguro marcará a todo visitante que sepa apreciar la naturaleza.

Otros lugares de interés localizados en las proximidades al delta serían las Cavernas de Gcwihaba (conocidas como las cuevas de las hienas o Cueva de Drotsky) para lo que se requiere obtener permiso de los lugareños de Nxainxai y estar equipado con linternas y provisiones. La entrada cuesta unos 5US$ pp y se pueden contratar su visita desde Maun; las Colinas Aha que con más de 700 millones de años y 300 mts de altura se localizan entre la frontera de Bostwana y Namibia. La sensación de estar aislado del mundo en este lugar es total; o las famosas Colinas Tsodillo que realmente están constituidas por 4 colinas inmersas en cientos de mitologías y leyendas que engloban más de 2750 pinturas rupestres de origen san.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Para saber más sobre las cookies que usamos y como borrarlas, vea nuestra política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.