El Gorila de Montaña (Gorilla gorilla berengei) es uno de los grandes símbolos del continente africano, y, por desgracia, un animal en serio peligro de extinción. Este poderoso animal puede alcanzar una altura en la cruz en el casos de los machos de hasta 1,8 mts. y sobre 1,5 mts en el caso de las hembras, que son considerablemente más pequeñas que los primeros. Los machos bien desarrollados pueden llegar a sobrepasar los 225 kgs. con una envergadura de brazos de 225 cms, mientras que las hembras pesan más o menos la mitad.

Hoy en día podemos distinguir dos especies de gorila, el gorila de llanura (Gorilla gorilla gorilla) que es de menor tamaño pero bastante más numeroso, y el gorila de montaña, que es el que trataremos en este apartado, de mayor tamaño y muy seriamente amenazado. El gorila de montaña es la especie de primate mas grande que existe sobre el planeta y esta constituido por un musculoso cuerpo. El pelaje de esta sub-especie es mas oscuro y mas extenso que en el de llanura, ya que está mas aclimatado a climas más fríos de de mayor altitud. Son animales que pueden llegar a vivir hasta los 50 años y carecen, salvo el hombre, de enemigos naturales. Como dijimos, existe un marcado dimorfismo sexual entre machos y hembras por lo que es muy fácil distinguirlos a simple vista; aparte de las diferencias contrastadas de tamaño y peso, los machos poseen una marcada cresta ósea cefálica en la parte superior del cráneo que otorga a sus cabezas una forma de cono. Cuando estos llegan a la madurez sexual, la espalda adopta un marcado tono plateado por lo que se les conoce como “espaldas plateadas” o “lomos plateados”. Un “espalda plateada” en su plena condición física es un animal que impone a cualquiera como pocos lo hacen.

En proporción a su cabeza plenamente desarrollada, las orejas de los gorilas son muy pequeñas. Los brazos son largos y fuertes, al igual que las patas que están dotadas de una musculatura excepcional. Los hombros en los machos son poderosos.

Hoy en día es imposible estudiar a estos impresionantes primates sin tener en cuenta la gran labor que Dian Fossey y el fotógrafo de National Geographic Bob Campbell llevaron a cabo con estos animales en Ruanda durante casi 19 años. La historia de amor que esta gran científica americana vivió con el gorila Digit así como su gran esfuerzo por proteger a estos animales de la amenaza de los furtivos cautivó al mundo. El trabajo que Fossey y Campbell realizaron con los gorilas es sólo comparable a la labor de Jane Goodall con los chimpancés en Tanzania, y marcó un antes y un después en la forma de ver a estos animales; aunque sin desmerecer la labor de Goodall, Fossey tuvo que lidiar con multitud de inconvenientes como el frío, humedad, soledad y, sobretodo, los furtivos, quienes finalmente la asesinaron un 26 de diciembre de 1985. Hoy en día el cuerpo de Dian Fossey descansa en Karisoke (Ruanda) junto a los de muchos de sus amados gorilas, entre los que se encuentra Digit que caería asesinado a manos de los furtivos en 1977 quienes le decapitaron y le cortaron las manos como represalia a la labor de Dian. Fossey fue la primera científica en ser aceptada plenamente por los gorilas. Su conocimiento de estos animales era tal que llegó a conocer personalmente a cada uno de los gorilas.

Los gorilas se encuentran entre nuestros parientes mas cercanos, ya que poseen relaciones tan complejas como las nuestras y la familia está regida por un estrecha jerarquía. A pesar de la errónea idea que nos han transmitido desde los estudios de Hollywood donde nos presentan al gorila como un animal violento y que todo lo basa en la fuerza, la realidad es bien distinta, ya que son animales muy inteligentes, afables y bastante tímidos.

Los gorilas son animales prácticamente nuevos para la comunidad científica ya que fueron descubiertos a principios de siglo. Los primeros estudios sobre gorilas de montaña tuvieron lugar en 1960 de la mano de George Schader. Poco después, en 1967 comenzó la tarea de Dian Fossey durante los 19 años siguientes en Karisoke antes de caer asesinada a manos de los furtivos. En un principio, los estudios revelaron que los gorilas eran muy reacios a interactuar con los humanos ya que las únicas personas que habían visto eran en mayor medida cazadores furtivos o bien, en el mejor de los casos, grupos de campesinos. Hoy en día, la situación es bien distinta ya que la gran mayoría de los grupos de gorilas de montañas localizados están custodiados las 24 horas del día por rangers o guardabosques y están acostumbrados a los grupos de turistas que invierten grandes cantidades de divisas para poder fotografiarlos. A diferencia de los chimpancés y/o babuinos, los gorilas son 100% vegetarianos y pueden llegar a alimentarse de más de 50 tipos de plantas diferentes, pero muestran especial interés por las hojas, los brotes y tallos, y, sobretodo, por el bambú que es una planta estacional que se da todo el año. Los gorilas son animales extraordinariamente rutinarios en su alimentación. Las frutas, cortezas o raíces también forman parte de su amplio menú. Es curioso como en ocasiones se han visto a estos animales comerse sus propios excrementos a modo de reciclaje natural, de hecho muchas veces los gorilas defecan sobre los propios nidos que construyen para pasar las noches. También pueden alimentarse de caracoles y larvas de gusanos. Una hembra puede ingerir unos 20 kgs de comida al día, mientras que los machos, mucho más voluminosos, pueden llegar a necesitar hasta 35 kgs diarios de comida; quizás esta sea una de las razones de sus predominantes estómagos y sus continuos problemas digestivos.

Los gorilas, como cualquier otro primate, viven en grupos, que en ocasiones pueden llegar a superar los 25 individuos. Por lo general, los grupos están constituidos por uno o dos espaldas plateadas, un harén de hembras adultas y las crías. En ocasiones también hay gorilas machos semiadultos que no han alcanzado la madurez sexual que suele alcanzarse a los 7 u 8 años, fecha en la que o bien son expulsados o bien dejan el grupo para evitar la endogamia y la consanguinidad. Los gorilas pasan la mayor parte del tiempo jugando, acicalándose unos a otros o comiendo. Cuando los machos son expulsados del grupo se dedican a deambular en solitario no muy lejos del grupo de origen hasta que puedan llegar a constituir su propio grupo, el cual en muchas ocasiones puede estar constituido por hembras de diversos grupos que abandonan otros grupos ya establecidos. A la edad de 14 años los machos se desarrollan plenamente.

Por lo general, dado que la mayoría de los escasos 800 gorilas que pudieran quedar en libertad en las selvas de Uganda, Ruanda y la Rep. Dem. del Congo, los gorilas suelen vivir en grupos fragmentados con extensiones de territorio que pueden ir desde los 5 kms2 hasta más de 40 kms2 dependiendo muy mucho del hábitat. No son animales estáticos, sino que están en constante movimiento. Muy raramente dormirán dos veces en el mismo lugar ya que siguen movimientos en función de la disponibilidad de alimento, pudiendo permanecer en ocasiones varias semanas en un mismo lugar si las condiciones son aptas, sino son capaces de moverse hasta distancias diarias de más de un kilómetro en busca de mejores condiciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Para saber más sobre las cookies que usamos y como borrarlas, vea nuestra política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.