Pocos lugares en el mundo llenan más que una visita al gran Serengeti. Para los amantes de la fauna el Serengeti tanzano es una visita que al menos debe ser realizada una vez en la vida. El Serengeti, con un tamaño unas diez veces mayor que el Masai Mara es uno de los últimos reductos de vida salvaje del planeta. Multitud de documentales que vemos a diario en la sobremesa o a través del National Geographic son filmados en este impresionante parque. Patrimonio de la Humanidad desde 1981, hoy en día al mencionar su nombre lo primero que nos viene a la cabeza es safari y, como no, la gran migración anual. El Serengeti, cuyo nombre significa muy apropiadamente “llanuras sin fin” es el lugar donde acontece uno de los mayores espectáculos que la naturaleza puede brindar al ser humano. En estas inmensas planicies de casi 15000 kms2 tiene lugar cada año el mayor movimiento migracional de animales terrestres del planeta. Casi 2 millones de ñus, cebras y gacelas recorrerán sus infinitas planicies en busca de los verdes pastos del norte más allá de las fronteras. Muchos caerán víctimas de los depredadores, el hambre o las enfermedades, otros cientos de miles verán la luz por primera vez, pero los que superen el ciclo estarán listos para nuevamente afrontar el desafío el próximo año. Ser espectador de este fenómeno no tiene precio. Estuve por primera vez en el Serengeti en 2008 y he de decir que jamás había visto tanta fauna como aquí. Los herbívoros migratorios se cuentan por cientos de miles y uno tiene la sensación de que no hay cámara capaz de albergar en una foto la secuencia de vida salvaje que uno está observando ante sí con los propios ojos.

El Serengeti seguramente sea el parque africano que albergue mayor cantidad de fauna. Sin duda en ningún otro lugar de África se avistarán tantos ñus, cebras y gacelas juntos. Los búfalos y jirafas se cuentan por miles. Elefantes y rinocerontes también habitan en el parque. En cuanto a los depredadores, la población de cocodrilos es muy importante, hay más de 6500 hienas, casi 200 ejemplares de guepardos, así como una estable población de leopardos. Pero sin duda, el plato fuerte los representan los leones. Con casi 2500 ejemplares, es el 2ª parque o reserva del continente con mayor concentración de este bello felino tan sólo superado por la inmensa reserva tanzana de Selous. Mi experiencia al respecto con los felinos fue muy enriquecedora, tuve la suerte de ver muchísimos leones en el parque, prácticamente a diario además de ver a un grupo de hermanos de guepardos así como una mamá guepardo con cachorritos. Pero sin duda, el mayor recuerdo, lo guardo en las noches que pasé acampando en el parque. Noches mágicas que no he experimentado en ningún otro lugar de África. Cada noche al acostarme en mi tienda, el susurro de la noche africana se veía interrumpido por las risas de las hienas, sonidos que parecían provenir de apenas un docena de metros de la tienda. Una noche, ese sonido inconfundible de las hienas a escasos metros de la tiendas localizadas en pleno corazón del parque sin vallas ni cercado dejó de ser oído de repente. Los depredadores comenzaron a marcharse y sus risas se volvían más lejanas. Al amanecer, me apresuré a salir de la tienda acordándome de las hienas y por que se habrían ido tan rápido, cuando una ya vez en el land rover listos para realizar el primer safari diurno, sin apenas salir del campamento nos tomamos con 2 ejemplares de leones machos rodeando a una búfala !en pleno campamento!. 

La búfala con sus gemidos llamando posiblemente a su madre o manada había atraído durante la noche a las hienas, que a su vez con tanto ruido atrajo la atención de dos machos solitarios que ahuyentaron a las hienas cuando se acercaron !y todo esto a escasos metros del campamento que carecía de vallas!. Sobra decir que el safari arrancó con muchos minutos de retraso. Impresionante.

En cuanto al alojamiento, la oferta es muy amplia y para todos los bolsillos. Por todo el parque hay posibilidades de acampar u hospedarse. Además la gran ventaja de este fabuloso parque es que colinda con la reserva keniata del Masai-Mara y dista a muy poca distancia del espectacular cráter del Ngorongoro, con lo que en una visita se pueden disfrutar de estas tres maravillas de la naturaleza.

 

Fauna

star1 star1 star1

star1

star1

Big 5

star1

star1

star1 star1

star1

Paisaje

star1

star1

star1

star2

star2

Alojamiento

star1

star1

star1

star1

star1

Acceso

star1

star1

star1

star1

star2

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Para saber más sobre las cookies que usamos y como borrarlas, vea nuestra política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.