Cuando hablamos del Serengeti, estamos hablando con total seguridad del parque más importante de toda Tanzania y unos de los últimos reductos de vida animal de todo el planeta. En otras palabras, es el reino de la vida animal en África. El Serengeti esté considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1981. Se haya ubicado entre las tierras altas del Area de Conservación del Ngorongoro, el Lago Victoria y la Reserva Nacional keniata del Masai Mara. De hecho, hoy en día todo este ecosistema se le conoce como ecosistema Serengeti-Mara, ya que al fin y al cabo uno es una prolongación del otro. El nombre de Serengeti deriva de la palabra masai Siringeti (“llanura sin fin”) debido a que sus proporciones son tan desmesuradas que es difícil hacerse una idea de su extensión. Todo impresiona. Pocos lugares de África pueden presumir de tal densidad y variedad de fauna como el que este grandioso parque ofrece. La extensión del parque creado en 1951, ronda los 14800 km2 de infinitas praderas,planicies y sabanas (unas 10 veces más grande que la reserva vecina del Masai Mara y casi tan grande como la provincia de Teruel). La altitud media del parque oscila entorno los 900 y 1850 mts. sobre el nivel del mar.

Se trata del parque nacional más antiguo del país y uno de los últimos espacios protegidos donde se pueden observar grandes manadas de animales migrar en libertad. De hecho si por algo se ha hecho mundialmente famoso este lugar es por albergar las mayores migraciones de animales de todo el planeta. El Serengeti constituye hoy el mayor reducto de animales de toda África, un paso a los orígenes del mundo.

Casi todas las visitas que se producen suelen tener salida desde la ciudad de Arusha (muchas veces se puede aprovechar y hacer un alto en el parque nacional del Lago Manyara que queda de camino). Desde Arusha hay unos 335 kms. de carretera (unas 5-6 horas). También es muy aconsejable visitar el majestuoso cráter del Ngorongoro una o dos noches antes de adentrase en el parque. Desde el cráter nos separarán unos 140 kms hasta el parque (unas dos horas y media).

 

¿Cuando ir?.-

Realmente se puede visitar este parque en cualquier época del año ya que debido a su gran tamaño y a la gran fauna que alberga cualquier mes es propicio. La estación seca va desde junio a noviembre, mientras que la estaciones lluviosas de producen en los meses de abril y mayo (esta es la más corta de las dos) y la que comienza a partir del mes de noviembre con el monzón del noreste. Pero hay que tener claro que en estas tierras nada es matemático, en ocasiones las lluvias tardan en llegar y las sequías se pueden prolongar algunos meses. La mejor época para observar la fauna quizás sea los meses de junio a octubre que es cuando la gran migración rebosa de vida las planicies del parque y el numero de depredadores es elevado.

En general, el gran Ecosistema del Serengeti, si incluimos el propio parque, la reserva nacional keniata del Masai Mara, el Area Controlada de Loliondo, el Area de Conservación del Ngorongoro, la Reserva de Maswa y las áreas controladas de Grumeti e Ikorongo abarca una extensión de más de 30000 km2 constituyendo uno de los mayores espacios protegidos de todo el planeta que atrae cada año a más de 100000 turistas. Debido a su enorme extensión, el propio parque se haya dividido en diferentes zonas para una mejor y más fácil visualización del mismo:

La zona de Ndutu es una zona muy especial sobretodo entre los meses de diciembre y mayo ya que es aquí cuando durante este período la gran migración anual da comienzo. Es una zona que ofrece buenos alojamientos y además está muy próxima la la famosa Garganta de Olduvai, la cuna de la humanidad.

La zona de Moru se ubica al noroeste de Ndutu. Es el mejor lugar para avistar a los rinocerontes en el parque.

La zona oeste del parque (western corridor) se recomienda ser visitada después de las lluvias, es decir, desde junio a octubre que es cuando más variedad de fauna alberga. Por esta zona fluye el gran río Grumeti, con lo que los avistamientos de cocodrilos e hipopótamos están garantizados. También es uno de los principales puntos de observación de aves del parque.

La zona de Seronera se localiza en la zona central del parque dominada por el río Seronera. Esta es una zona permanente de agua y por lo tanto constituye uno de los mejores enclaves del parque para disfrutar de la fauna salvaje, sobretodo, depredadores. Esta zona se puede visitar perfectamente durante todo el año, pero quizás sean los meses de la estación seca (enero a marzo y de junio a octubre) los mejores meses para la observación de la vida animal. También es la zona donde se ubican la gran mayoría de campings del parque.

La zona de Lobo ubicada al noreste del parque es reseñable de ser visitada durante los meses de junio y julio que es cuando el grueso de la gran migración rebosa esta zona. Es una zona muy dada a la observación de herbívoros como elefantes y búfalos.

Cuando hablamos del Serengeti, a todos nos viene a la cabeza las imágenes de las grandes migraciones de ñus, cebras y gacelas que recorren las planicies en busca de los verdes pastos. Sin lugar a dudas, esa es la imagen que ha ayudado a conocer este parque por todo el mundo y convertirlo en uno de los últimos grandes refugios de vida animal, no solo de África , sino de todo el planeta; pero el Serengeti ofrece mucho más. Cualquier visita a este espectacular reducto de vida salvaje estaría incompleto sin visitar la famosa Garganta de Olduvai (Olduvai Gorge) conocida mundialmente por ser la cuna de la humanidad ya que aquí se encontraron los restos de los primeros hominidos. La geología de este ecosistema es predominantemente de roca volcánica precambriana con una edad estimada de unos 2.5 millones de años. Olduvai significa en lengua masai “el desfiladero del sisal silvestre”. Todo comenzó en 1911 cuando un entomólogo alemán se adentró por estos lugares en busca de mariposas encontrando por casualidad unos restos de huesos fosilizados. En 1959 Louis Leakey encontró más de 400 fragmentos de esqueleto del Australopithecus-Zinjanthropus boisei que había vivido en la región hace unos 1.75 millones de años. Con el paso de los años los descubrimientos siguieron produciéndose en la región hasta que en 1979 en la zona de Laetoli se encontraron restos de homínidos con más de 3.5 millones de años de antigüedad. Para acceder al desfiladero de Olduvai hay que seguir unos 25 kms en línea recta al salir del cráter del Ngorongoro. En el yacimiento podremos encontrar una cabaña para comer o merendar asi como su recomendado museo que es de acceso gratuito. Por unos instantes podremos disfrutar de unas impresionantes vistas de lo que hoy se conoce como cuna de la humanidad.

Si por algo es conocido mundialmente este parque, es sin duda por la gran migración anual de ñus, cebras y gacelas recorriendo sus interminables llanuras en busca de los verdes pastos. Este espectáculo migracional es único en el mundo. Durante este gran periodo migracional los animales recorrerán más de 2000 millas y devorarán más de 4000 toneladas de hierba al día. Un cuarto de millón de animales verán la luz por primera vez, muchos otros morirán. Todos los años el 5% de la población de ñus perecerá, muchos a causa del hambre, las enfermedades, los depredadores,... pero el ciclo se completará una y otra vez.

El movimiento migracional de estas inmensas hordas de animales es de carácter circular y comienza en el mes de enero en el sureste del parque en la región de Ndutu muy cerca de la puerta de entrada de Naabi Hill, una de las principales puertas de acceso al parque. El fenómeno migracional va estrechamente vinculado a las lluvias, por lo cual cada ciclo es diferente. No todos los años las grandes manadas se concentran en un lugar determinado en una fecha determinada, sino que será el ciclo vital de las lluvias quien determine el movimiento final. Hasta el mes de mayo, las grandes manadas suelen permanecer en la región sureste del parque (Ndutu, Naabi, Moru) e incluso en los alrededores del Area de conservación del Ngorongoro; más de 1 millón de ñus, 350 mil gacelas de Thomson y Grant asi como unas 50 mil cebras se reunirán para hacer frente al gran ciclo de la vida. Durante los meses de junio y julio el grueso del núcleo migracional se ha desplazado atravesando la reserva de Maswa, asi como las zonas de Nyamuma, Handajega hasta las riberas del peligroso río Grumeti donde los cocodrilos andarán esperando su gran banquete anual. En agosto y septiembre, la gran mayoría habrá llegado al norte del parque atravesando la reserva de Grumeti e Ikorongo . Es a a partir de entonces, cuando el gran Masai Mara keniata se ve inundado de vida animal hasta que a finales de noviembre las grandes manadas tomen de nuevo dirección al sur para regresar a donde todo empezó.

 

 

 

Parques y Reservas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Para saber más sobre las cookies que usamos y como borrarlas, vea nuestra política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.