Este parque, creado en 1970, cuenta con una extensión de unos 2600 kms2. y se eleva sobre el nivel del mar a unos 1100 mts. Se trata sin duda de uno de los parques mas bonitos del norte del país, aunque bastante menos visitado que el Área de Conservación del Ngorongoro o el gran Serengeti. Los pastores nómadas masai vivieron en estas tierras hasta su creación como parque, momento en el que el gobierno los expulsó para centrar sus esfuerzos en perseverar la fauna salvaje de la región; hoy en día, no existe ningún poblado en su interior.

Tarangire es un territorio ondulado con amplios horizontes en el que abundan los baobabs que son unos árboles muy típicos de la región que poseen el tronco muy grueso y la copa formada por un mechón de ramas retorcidas y en desorden; a pesar de que sus hojas tiernas son comestibles, los humanos no aprovechan este espectacular árbol. Aquí en Tarangire son muy numerosos, pero están bastante estropeados ya que los elefantes cuando tienen hambre arañan el tronco con sus colmillos para levantar la corteza y comérsela. El parque debe su nombre al río que lo atraviesa. Cuenta con un paisaje espectacular al que se accede por una de las pocas carreteras asfaltadas del país. La mezcla de colinas boscosas, llanuras secas y bosques de baobabs junto al río hacen de este parque un lugar muy peculiar con su propio encanto. La zona sur se cubre de pantanos estacionales, llamados mbunga. No hay cráteres de volcanes ni cumbre nevadas, ni nada que destaque en su relieve. El parque está salpicado de termiteros que suelen estar aislados en medio del paisaje o bien apoyados en los troncos de los baobabs.

Por sus peculiares características, Tarangire constituye un lugar de parada obligatoria para todos aquellos turistas que vayan de safari al norte del país atravesando el Ngorongoro y el Serengeti ya que el parque ofrece unas vistas inmejorables sobre las estepas masais y, además, durante la temporada seca se llegan a concentrar una de las mayores concentraciones de fauna salvaje. Sus interminables sabanas se convierten hasta el mes de octubre en el hogar de grandes manadas de herbívoros.

El parque se ubica a unos 120 kms. de Arusha y a unos 300 kms. del gran parque del Serengeti (unas 4-5 hrs.). La mejor época para visitar el parque es de agosto a octubre, ya que es durante los meses de sequia cuando alberga la mayor concentración de animales los cuales se van desplazando en busca de agua y pastos por el norte hacia el lago Natron y las estepas keniatas. Este gran ciclo de la vida comienza con las llegadas de las lluvias en marzo; los animales emprenden entonces su migración al norte. Las moscas tse-tse, frecuentes en la zona, desaparecen con las lluvias. Cuando cesan las lluvias, entre junio y julio, los elands y los oryx emprenden su regreso a Tarangire, acompañados por los elefantes y las cebras. De agosto a octubre la vida salvaje llega a su apogeo en el parque.

La temporada seca va de junio a septiembre y suele ser una muy buena época para visitar el parque ya que las grandes manadas de hervíboros se ubican cerca del río Tarangire. Los meses de enero y febrero sin particularmente cálidos y secos. La temporada de lluvias tiene dos fases, una de lluvias corta que tiene lugar durante los meses de noviembre y diciembre y otra de lluvias largas que va desde marzo hasta mayo.


Parques y Reservas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Para saber más sobre las cookies que usamos y como borrarlas, vea nuestra política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.