Los rinocerontes son lo más parecido a un acorazado que existe en la naturaleza. A día de hoy existen 5 especies de rinocerontes, dos de las cuales las podemos encontrar en África, como son el rinoceronte blanco (Ceratotherieum simun) que es el de mayor tamaño de todas las sub-especies que existen, y el rinoceronte negro (Diceros bicornis). En Asia se localizan las otras tres, que son el rinoceronte de Sumatra (Dicerorhinus sumatrensis), que es el de menor tamaño de los cinco, el rinoceronte de Java (Rhinoceros sondaicus), y el rinoceronte indio (Rhinoceros unicornis), que es el más extendido y el de mayor tamaño de las sub-especies asiáticas.

Los rinocerontes son unos auténticos fósiles vivientes con un prototipo de diseño que data de casi 60 millones de años. En esta época vivió su antepasado más próximo, el Indricoterium, que llegaba a pesar 15 toneladas y era tan alto como un autobús de dos pisos con un tamaño 10 veces superior a los rinocerontes actuales. Se extinguió hace 10 millones de años. Mucho tiempo después, hace más de 30 mil años, el rinoceronte lanudo vagaba por diversos puntos de Europa. Sus restos más importantes fueron localizados en 1994 en una cueva de una región de Francia, donde se muestran mediante pinturas rupestres que estos animales eran venerados y se les rendía culto. Se cree que desaparecieron hace poco más de 10 mil años. Más recientemente, en India eran y son venerados por considerarlos como un obsequio de los dioses. En el s.XIV, combatían en la primera linea gracias a su gruesa piel de 7 cms de grosor lo que los convertían en bestias infranqueables para los grupos invasores. A día de hoy, son los mayores mamíferos terrestres después del elefante, ya que los ejemplares blancos pueden alcanzar las 4 toneladas de peso, siendo pues más pesados que los hipopótamos. La principal diferencia entre las especies africanas(en los cuales nos centraremos en este apartado) y los asiáticos, es que los rinocerontes africanos son más pesados que los asiáticos, y que estos últimos habitan regiones de marcado clima tropical, mientras que los africanos son más de sabanas. Entre los asiáticos, el rinoceronte indio es el mayor de los tres, pudiendo llegar a pesar más de 2 toneladas y alcanzar más de 3,5 mts de longitud, la altura en la cruz puede superar los 180 cms. Una particularidad de este rinoceronte es que su piel parece como si estuviera formada por capas acorazadas y presenta un único cuerno de hasta 60 cms; el rinoceronte de Java puede superar los 3 mts de longitud y llegar a los 170 cms de altura. Es muy similar físicamente al rinoceronte indio pero algo menos pesado. El rinoceronte de Sumatra es, con mucho, el más pequeño de las 5 sub-especies existentes ya que rara vez supera los 800 kgs., y es el único de los rinoceronte asiáticos que posee dos cuernos como los ejemplares africanos. A pesar de su aspecto pesado pueden alcanzar velocidades de hasta 55 kms/hr

En cuanto a los ejemplares africanos, los que nos ocupan en este episodio de los “5 grandes”, son muy parecidos a simple vista, pero en realidad no lo son. Los rinocerontes blancos son mucho más tranquilos que sus primos “negros” que son bastante irascibles; además son bastante más pesados que estos últimos, y son más dados a ser localizados en sabanas abiertas, mientras que los ejemplares “negros” son más de zonas con más arbustos. Tanto los ejemplares “blancos” como los “negros” gozan de un oído agudísimo, un fino olfato, pero una vista bastante deficiente, ya que son miopes. La forma más común de interpretar en entorno que les rodea es a través de su fino olfato, ya que su equipamiento sensorial ocupa gran parte de su cabeza. El olor es un poderosa arma de comunicación en estos animales. La orina, por ejemplo, está siempre cargada de información. Rociar un arbusto de orina es un gesto muy típico de los machos territoriales, no en señal de !no pasar!, sino más bien, dejando un mensaje como diciendo !estoy aquí!. Los excrementos también constituyen una fuente de información vital sobre el sexo y rango del animal. Los machos acostumbran a extender sus patas traseras entre los excrementos una vez habiendo defecado para ir marcando su territorio allá por donde vayan. Las hembras, sin embargo, no suelen tener territorios propios claramente delimitados.

Cuando los rinocerontes pastan, pueden llegar a engullir hasta 70 kgs de vegetación al día. Poseen un sistema digestivo a prueba de balas, un ejemplo claro de adaptabilidad de estos animales al medio lo podemos encontrar en la región de Damaraland, en Namibia, donde los rinocerontes aparte de soportar temperaturas extremas en un entorno implacable, se han adaptado perfectamente a la vegetación de la zona; allí crece una planta típica llamada Damaralana que es muy tóxica para el resto de animales, pero que se haya en el menú principal de estos animales de esta vasta región de África. Su esperanza de vida oscila entre los 40 y 45 años, aunque en cautividad pueden vivir algo más.

Los cuernos, algo mayores en los ejemplares blancos que en los negros, están compuestos de queratina y están en constante crecimiento durante toda la vida del animal, pudiendo llegar a crecer hasta 6 cms al año. Los cuernos, la gran perdición de este animal por su alto valor en el mercado asiático, pueden llegar a ser tan fuertes como el acero.

Debido a su gran tamaño, los rinocerontes son una fuente de parásitos, por lo que es normal verlos rodeados de pequeñas aves que les limpian de insectos y garrapatas como los pica bueyes. Al igual que búfalo o elefantes, sienten especial predilección por el barro. No dudarán en darse verdaderos revolcones siempre que tengan la oportunidad para limpiar la piel de parásitos y protegerse del sofocante calor.

El rinoceronte blanco.-

Realmente el término “blanco” deriva de una mala traducción que los británicos hicieron de este animal con el término widje con el que había sido bautizado este animal por los colonos holandeses en el S.XVII, que en español significa ´ancho´, y no ´blanco´ como se creyó en aquel entonces en alusión a la forma de su labio inferior que es bastante más ancha que la de su primo el rinoceronte negro que la tiene en forma de cuña. Debido a esta mala interpretación se quedó así hasta nuestros días.

Esta auténtica bestia de la naturaleza tiene en realidad un carácter muy apacible en comparación con su otro primo africano. Es fácilmente distinguible sobretodo porque posee un tamaño bastante mayor que el rinoceronte negro, pudiendo alcanzar los 3500 kgs de peso en los machos adultos. Las hembras son algo menores, su peso oscila entre los 1400 y 1600 kgs. La altura en la cruz puede ser igual que la de un hombre adulto, y su longitud varía entre los 4,5 y 4,8 mts. Posee dos cuernos, siendo el primero relativamente mayor que el segundo con una longitud entre 60 y 150 cms, aunque en una ocasión un ejemplar sudafricano tenía unos cuernos que llegaban a los 158 cms. Otra peculiar característica es su labio inferior que es cuadrado y amplio diseñado para arrancar la hierba con facilidad teniendo especial predilección por las hierbas cortas. Este rinoceronte es más social que su pariente negro. Se suelen mover en pequeños grupos con una media de 6 ejemplares liderados por un macho alfa y otros adultos subordinados, ya sean machos o hembras con sus crías. Los machos por lo general son territoriales y se suelen mover por un área determinada, raramente se desplazan fuera de esta área a no ser que requieran de agua; aunque pueden permanecer hasta 4 días sin beber, por lo general los territorios de los rinocerontes requieren de fuentes permanentes de agua. Los machos adultos suelen ser tolerantes con otros machos siempre y cuando acaten la jerarquía que les compete. Estudios recientes revelaron que por contra de lo que se pensaba el territorio por el que se mueve un rinoceronte adulto es bastante reducido con una media de unos 3 kms2, pero, eso sí, con bastante abundancia de pastos verdes; las hembras por el contrario pueden abarcar territorios más extensos de hasta 20 kms2, pudiéndose solapar con el de varios machos. Normalmente las peleas entre machos son poco frecuentes e intentan evitarse, ya que si las fuerzas están parejas los daños que pueden infringirse con los cuernos pueden ser serios a diferencia de, por ejemplo, los hipopótamos machos que muy frecuentemente las luchas entre ellos pueden acabar con un ejemplar muerto.

El rinoceronte negro.-

Su nombre, al igual que su primo el “blanco” deriva de una mala traducción que se hizo para distinguir ambas sub-especies africanas. Es de menor tamaño que el anterior con una longitud que puede alcanzar los 4,3 mts y una altura en la cruz de 1,60 mts. El peso de los mayores ejemplares oscila entorno a los 1500 kgs en los machos, siendo las hembras bastante menos pesadas. La principal diferencia con el rinoceronte blanco, es que el labio del “negro” posee una marcada forma de cuña que actúa de forma flexible como si fuera un dedo y un pulgar ideales para ramonear y comer arbustos espinosos y leñosos entre una variedad de plantas de más de 200 especies diferentes. Las patas son cortas como en todas las sub-especies, pero la cabeza es bastante más pequeña que en su primo africano que presenta unas proporciones mucho mayores. Otra característica importante que lo diferencia de este último, es que los rinocerontes negros son mucho más agresivos e irascibles que los “blancos” que poseen un carácter más pacífico. Si estos animales están encuadrados en el selecto grupo de los “5 grandes”, esto se debe sin duda alguna al rinoceronte negro. Son impredecibles, sobre todo si hay crías de por medio. Su mala vista hace que si se ponen nerviosos no duden en embestir contra cualquier amenaza. Muchos son los casos de rinocerontes que embisten turismos por no respetar las distancias.

Los rinocerontes negros ocupan una gran densidad de hábitats, desde los vastos desiertos de Namibia hasta zonas más húmedas y boscosas. A diferencia de los ejemplares “blancos” que prefieren las grandes sabanas y planicies abiertas, los “negros” prefieren zonas de arbustos donde se encuentran menos expuestos. Por lo general, poseen una tonalidad de color de piel más oscura que sus primos, pero al igual que estos disponen de dos poderosos cuernos. En algunos lugares de Namibia se da la paradoja que ambos cuernos son de un tamaño similar o que el más cercano a la frente sea incluso más largo que el más próximo al labio superior. En las hembras los cuernos pueden crecer tanto como en los machos.

Este ejemplar suele ser menos social que el rinoceronte blanco. Los machos suelen tener tendencias solitarias, aunque es posible verlos en grupos cuando se concentran cerca de los abrevaderos para beber. En época de celo los machos pueden ser muy territoriales e impedir el paso de otros machos, así como ser muy hostiles con los más jóvenes. Los territorios que pueden abarcar son muy dispares en función de la cantidad de alimento existente así como la presencia de otros rinocerontes, pudiendo llegar a ocupar extensiones de hasta 500 kms2.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Para saber más sobre las cookies que usamos y como borrarlas, vea nuestra política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.